Críticas a la parrilla

viernes, octubre 06, 2006

Lost tendrá que acabarse algún día

Ayer, mientras ponía a bajar Lost en el BitTorrent, recordé que durante toda la primera temporada y parte de la segunda,no creí que llegaría a ver una tercera temporada de la serie. De hecho, durante los 10 o 15 primeros capítulos de la serie (que he visto siempre al ritmo de USA) estuve convencida de que era imposible alargar la historia más allá de una temporada. Pero ahora nos enfrentamos a una tercera temporada sabiendo incluso que, muy probablemente, habrá más. Esto me ha hecho pensar en las diferentes posibilidades de extensión temporal de las tramas de las series. Yo creo que se pueden distinguir tres tipos básicos:

1. El tipo de serie en el que la trama principal se desarrolla íntegramente en un sólo capítulo. Esto no quiere decir que no haya tramas secundarias o un hilo conductor que se extienda a lo largo toda la serie pero, en esencia, se puede considerar que no se producen grandes pérdidas si no se ven los capítulos en orden. Aquí pueden distinguirse dos subtipos: series basadas en los personajes, a los que en cada capítulo les ocurre algo que comienza y acaba en él (es el caso de la mayoría de sitcoms, Friends, por ejemplo) o series basadas en un misterio o historia que se resuelve en un solo capítulo (la mayor parte de series policiacas, CSI o Mentes Criminales). Este es el tipo de serie en el que, cuando se rompe su regla básica, vemos aparecer en pantalla el famoso To be continued...

2. El tipo de serie en el que la trama principal se desarrolla a lo largo de una temporada completa. En este caso el ejemplo perfecto sería 24; cada temporada hay una historia diferente que empieza y acaba en esa misma temporada.

3. El tipo de serie en el que la trama principal se desarrolla a lo largo de toda la serie.La división por capítulos es irrelevante en la historia. Se me ocurre como ejemplo, además de Lost, Twin Peaks.

Éstos, por supuesto, serían los tipos puros pero la realidad es que, en la mayor parte de los casos, las series son una combianción en mayor o menor medida de dos o incluso tres tipos diferentes (así de primeras, pienso en The 4400 como ejemplo perfecto de combinación de los tres).

La duración de las series en los dos primeros casos depende exclusivamente del favor del público y de la capacidad de los guionistas por mantener la calidad de sus historias. En el tercer caso, la historia no puede alargarse más allá de la resolución de la trama principal y esa resolución no puede aplazarse sin más, sin un motivo coherente con la historia. De hecho, seguro que se me olvida alguna, pero ahora mismo no puedo pensar en ninguna serie del tercer tipo que haya durado más de dos temporadas. Las únicas salidas para alargarla artificialmente son hacer que evolucione hacia alguno de los otros dos tipos (caso de Prison Break) o convertirla en un culebrón (el único caso de serie del tercer tipo que puede durar eternamente) a costa, claro, de la calidad.


3 Comments:

At 20:28, Anonymous pablogv said...

El dinero manda, y alargar las series aun con un guion pesimo suele ocurrir a menudo.

A O.C ya le sobraba la tercera temporada y la cuarta que echaran ahora ya ni te cuento... Lo mismo que Alias, a Alias le sobraba alguna temporada, posiblemente la tercera

 
At 21:28, Blogger Mr Bristow said...

Lost no debe alargarse mucho ya, porq la audiencia de esta tercera temporada ya se ha resentido... Respecto a Alias (la mejor serie para mi) le faltó una sexta temporada para cerrar todos los temas bien cerrados...

 
At 23:44, Anonymous Craig Gilligan said...

Tened fe en Lost. Yo creo que saben lo que se hacen y, aunque claramente están alargandolo todo lo que pueden, ya han contado con eso. No es una serie que debería tener una temporada y que luego han alargado hasta la saciedad. Es una serie planteada con más de una y de dos temporadas.

 

Publicar un comentario

<< Home

ecoestadistica.com